jueves, 2 de agosto de 2012

El intransigente CXIV

- Hey, cuánto tiem...
- No lo digas, ni se te ocurra decirlo. Pero si parecemos una pareja. Hablamos casi todos los días.
- Cuánto tiempo, iba a decir, pero nada nada...
- Y, ¿qué tal todo?
- Joder, que me lo preguntaste ayer. Igual: tampoco han pasado muchas cosas, ¿no?
- No creas, no. Han pasado algunas. 
- Ah, sí. Y ¿ha pasado...? ¿Qué ha pasado en estas horas?
- El rey, que se ha caído.
- ¿El rey? ¿Ha caído? ¿Por fin? ¿Ya somos un país de verdad? ¿Una república?
- No, coño, no. El rey se ha caído. SE ha caído. Si vieras la de fotomontajes que han hecho.
- Buaf, para reírse muy bien, pero pensar que no somos ni una triste república bananera, sino una monarquía. Qué triste, de verdad. 
- Y, además, se ha caído esa bandera de Colón de no sé cuántos metros. 
- Huy huy huy. El rey, luego la bandera. Eso son señales, está claro.
- Sí, lo que no sé es si han detenido al viento por ultraje a la bandera, no lo sé.
- Dales tiempo, amigo, dales tiempo. De todas formas, hay más señales: Rajoy ha hablado.
- ¿Cómo? ¿Ha hablado? ¿Ha dicho algo? ¿Algo inteligente y digno de escuchar?
- Tampoco te pases, eh, tampoco te pases. Ha dicho que están de acuerdo con lo que ha hecho el BCE, que son conscientes de que le están pidiendo grandes esfuerzos a los ciudadanos, etc. 
- Bufffffff, y todo ese sufrimiento ¿nos llevará a algún lugar?
- Según el gobierno y acólitos está claro que sí. 
- ¿Y ese lugar es...? 
- Está claro. Esta España va a estar, como el rey y la bandera: por los suelos, vamos. 

1 comentario:

LaLolaPalacios dijo...

Como siempre, me ha encantado... y una pena que ese final sea el que esperamos, pero por el camino que llevamos asi sera, si...

Saludos