jueves, 4 de octubre de 2012

El intransigente IV

Para Lola Palacios
- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué has estado haciendo en estos días?
- Nada, ver la tele, que todavía estoy recuperándome. Que si el 25S, que si el 29S.
- Sí, está siendo duro, sí.
- Bufff, qué cantidad de cardenales.

- ¿Eh? Macho, me parece que tú no estás bien todavía. No eran las jornadas católicas, eh, sino una cantidad brutal de violencia gratuita la de esos días. 
- Pues eso digo. Qué cantidad de cardenales dejarían esos golpes. Este país da pena. Ni una dictadura, vamos. 
- Una pena que no pudieras estar allí.
- Sí, una pena. Debo ser uno de esos de la mayoría silenciosa.
- ¿Sí? ¿Y eso? ¿No te manifiestas y estás de acuerdo con las medidas de estos inútiles?
- Qué cojones. Porque gritamos una y otra vez por un cambio de modelo y no hay quien nos escuche. Coño, que parece que la voz del pueblo es un grito en el vacío a la que nadie responde. Así que sí, la mayoría silenciosa porque esta gente nos ha dejado de lado.
- Bueno, bueno, no te quejes. La verdad es que no pueden escucharte porque el presidente, por ejemplo, no está ni en el país. Y, por lo visto, no va a aparecer por aquí en un mes.
- ¿Y eso? ¿Está cansado de que se rían de él por aquí o qué?
- La agenda, que la tiene muy apretada. 
- Más bien diría yo el barco...
- ¿El barco?
- Sí, ya sabes. El barco, porque las ratas son las primeras en abandonar el barco que se hunde. Y, aquí, además, son las ratas los que lo han hundido. 

1 comentario:

LaLolaPalacios dijo...

Muchas gracias por la dedicatoria!! como siempre, es un placer leerte... y no tardes tanto la proxima vez, que se me olvida que no debo transigir...

Besitos