jueves, 11 de octubre de 2012

En otras palabras

Para Laura González
- Hey profe.
- ¿Qué tal todo, pequeñita?
- Hey, hace siglos que no hablamos. ¿Qué tal todo?
- Bien. Bien.
- Recuperando fuerzas.
- ¿Algo que contarme, profe?
- Nada, nada. La vida, que sucede en todas partes, imagino.
- ¿Qué tal la vuelta a España?
- Bufff. Bufff. ¿Qué tal la vuelta a Granada?
- Bufff. Bufff. Yo he preguntado primero.

- Bueno. Siempre cuesta volver. Y más a un país en el que, cuando cambien la hora en este octubre, vamos a volver a la década de los cincuenta. 
-¿No te han llamado para trabajar, profe?
- Eh, no, no me han llamado. Así que no deberías llamarme profe, que hace cuatro años que no te doy clase y más de cuatro meses que no le doy clases a nadie. 
- Uno es lo que es profe, y tú serás siempre lo que eres. 
- A veces, cambiamos, pequeñita. Basta un momento. Un momento que se convierta en días, que nos haga recordar nuestra fragilidad, para saber que nuestro camino puede ser otro.
- Qué poético. Como que eres profe de Lengua. Y qué críptico. Como que eres profe de Literatura.
- No, ahora no. Es lo que te decía: la fragilidad.
- ¿La fragilidad?
- Sí. La fragilidad no consiste en saber que podemos rompernos en cualquier momento, consiste en olvidarlo por completo.
- Ah, buena frase. ¿De quién es?
- Ni idea. De Shakespeare o de Alejandro Sanz. Lo que te decía era eso: basta un momento para saber que nuestro camino puede ser otro. No sé: cada vez empieza a resultarme más absurdo lo de volver a dar clases. De alguna forma. No sé ni cómo explicarlo.
- No, no sabes porque es mentira. Uno es lo que es profe. Y no lo que no es. Ni eres anónimo. Ni eres no profesor.
- ¿Eso qué quiere decir?
- Lo que he dicho, profe. Ni más ni menos.
- ¿Y Granada?
- Una ciudad preciosa. Mágica.
- ¿Te has encontrado con...?
- Una ciudad preciosa. Mágica. Además, es mejor dejar el corazón en los cajones al salir de casa. Así, nadie nos lo quita.
- Pequeñita, que difícil es entenderte a veces.  
- Profe, que no soy Rajoy. 
- Ya ya. Sigue siendo difícil. Deberías ser maestra. De Lengua y Literatura.
-  Mmmmmmmmmmmmmmmmmm.