miércoles, 7 de noviembre de 2012

El intransigente VI

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal todo?
- Bien, bien. Hoy me siento feliz.
- ¿Cómo? ¿Feliz? ¿Tú? ¿En este país?
- Pues sí. El Tribunal Constitucional ha avalado el matrimonio homosexual.

- Sí, es una gran noticia. A veces, parecemos un país de gente inteligente. A veces. Por cierto, dice el ministro de Justicia que acata la sentencia.
- Un momento, un momento, ¿me estás diciendo que el ministro de Justicia acata... una decisión de la Justicia?
- Sí, parece increíble, ¿a qué sí?
- Lo malo es que han tardado siete años en avalar el matrimonio. Siete años...
- Bueno, mira Rajoy, que ha tardado muchos más en llegar a ser presidente. Aunque ahora que lo pienso, este no es el mejor de los ejemplos. 
- Sí, es como mezclar peras con manzanas.
- Sí, más o menos. Pero, bueno, ya ha salido la caverna mediática a decir que será matrimonio pero no es matrimonio; ya ha salido Rouco Varela a decir que desde hoy la familia ha quebrado.
- Pero, bueno, qué sabe él de la familia, ¿está casado o algo así? En fin, lo que yo te diga, como mezclar peras y manzanas.
- Si vieras ahora a los del PP: sí que parecen manzanas, sí, huyendo de las peras, de las manifestaciones en las calles; de las declaraciones contra el matrimonio homosexual. 
- Buff, parecen los grandes defensores del matrimonio gay. 
- Bueno, del matrimonio gay, de la constitución, de los derechos civiles, de los trabajadores.
- Joder, no sé por qué no voté por ellos.
- Ni yo ni yo.
- Lo creas o no, será que estoy vivo, pero yo creo que es final de un régimen que se está muriendo.
- Sí, sí, se estará muriendo, pero, coño, nos está matando en el camino.
- Lo peor no es eso, que no esté matando, sino que no nos van a permitir ni entrar en los hospitales mientras nos asesinan. 

No hay comentarios: