miércoles, 29 de febrero de 2012

Cría gaviotas...

Para esa persona maravillosa llamada Lourdes
- Hey, qué tal.
- Bien, aquí trabajando un poquito.
- Anda, eso está bien.
- Sí, trabajando para irme a la manifestación después.
- Tú, como siempre, cualquier excusa es buena para estar en la calle, jajaja.

- Anda que no. Es que es absurdo ¿no?, enseñar cosas como sintaxis, complementos, determinantes, cuando lo importante debería ser enseñar a pensar, a tener un pensamiento crítico.
- A no tener miedo, vamos.
- Sí, exactamente. Cuantos más ciudadanos críticos, mejor: una sociedad más madura, ¿a qué sí?
- Totalmente. Si no, mira, hay algunos que dejaron la Universidad, llegaron a ministro y mira cuánto daño han hecho.
- Jajajaja, estás sembrá, puñetera.
- Haces bien en ir. Ya lo sabes.
- Siempre, preciosa, hay que ir. Siempre.
- ¿Qué sentido tiene dar los verbos si no van a poder ir ni a la universidad? 

lunes, 27 de febrero de 2012

El presidente que nunca estuvo allí

Hola, buenos días,

imagino que alguno de vosotros me conocen, y mucho; otros me conocen un poco, algunos me conocerán, supongo, de frases como "sólo son hilillos"; "esos son insidiahhhh" o, "yo quiero hablaros de la niña, de esa niña...". Claro, ahora que lo pienso, si uno escucha estas cosas no se sabe si está delante de un político o de... Andy y Lucas. Imaginen: sólo son hilillos, hilillos de mi amor, mi niña, que van de mis dedos a tu corazón y son insidiahhh, insidiahhh, aquellas que dicen que yo no te quiero, que no, que no, mi niña. Bueno, bueno, no quiero distraerme que yo venía aquí a hablarles de mi vida, de mi vida política se entiende, desde que me eligieron a dedo para salvar el partido y el país. La verdad es que nada como empezar por el principio, ahora que me acuerdo de Marx, no, no de Karl, del otro, del bueno, de Groucho, ese que decía: si habla como un idiota, camina como un idiota y se comporta como un idiota, será, y bueno, entonces me he acordado de la CIA y de cómo se ríen de un hombre con bigote, mi amado líder, patriota preclaro de hermoso bigote y patrióticas ideas, me he acordado de que sería bueno que se callara de una vez y no saliera de la FAES ni a comer. A lo que me iba, que me lío; no sé si lo saben, pero yo escribo, no, no se rían, escribo, hasta escribí un libro, bueno, no un libro, que con los recortes ha quedado en artículos. Si los leyeran, buff, pero ya sé que, como yo, su lectura favorita es el Marca, si los leyeran, yo decía cosas como que los hijos de "familias de bien" eran, está determinado biológicamente, mejores que los demás. Y qué razón tenía: mírenme a mí, me presenté a unas elecciones y las perdí; me presenté a otras y miren, también las perdí y, por fin, por fin, las he ganado, ¿mintiendo? nooooooo; ¿tergiversando la realidad? tal vez. Bueno, mejor no me miren a mí, por favor, miren a otros hijos de bien y no se les ocurra leer los artículos, a ver si al final me arrepiento de escribirlos. Y, bueno, como les he dicho, gané unas elecciones, sí, las gané, después de ser ministro y todo. Si me vieran, lanzando indirectas a un tal Zapatero: alguien ha mentido en las elecciones, alguien ha dicho que no subiría los impuestos y sí lo ha hecho; alguien dijo que no bajaría los impuestos y sí lo ha hecho. Y, coño, éramos nosotros, jajajajaja. Y como soy un líder total, pues me he ido hasta los bancos, y les he dicho, bueno, les dejé una nota en la puerta, que otra cosa no, pero ser, soy muy sutil, y les dije, escribí en la nota, vamos, alguien tiene que ser bueno con los ciudadanos, alguien tiene que aceptar las casas, y a lo mejor hasta me escuchan, que la calle no sé porque no las conozco, pero los bancos, bueno, los bancos parece que vivo allí. Y, bueno, como no todo pueden ser buenas noticias, pues no que me he enterado de que el país está muy mal, muy pero qué muy mal, tan mal que a lo mejor tenemos hasta que alicatarlo, mal, pero muy mal y claro uno tiene que recortar aunque la gente no quiera, hay que recortar, señores, hay que recortar en Educación y Sanidad, que las cosas no son gratis, señores, no son gratis, y entonces, claro, me dije, buffffffff, qué presupuesto aumento, qué presupuesto, ¿Educación y Sanidad? Y entonces lo tuve claro, la Iglesia, coño, la Iglesia, y ahí estamos: 23 millones de euros al mes porque, claro, es lo que dice José Mari, que tal como hemos dejado el país, esto no lo arregla nadie, así que lo único que podemos hacer es rezar, así que a rezar, señores, a rezar y a ir a la Iglesia, que otra cosa no, pero por lo menos dios, sí, dios sí está de nuestra parte. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Cosas que hacen que la vida merezca la pena XIII

Para Patri

La secretaria de la Escuela Oficial de Idiomas de Constantina que, además, habla inglés. Los estudiantes de Valencia, que han luchado en estos días por una educación tan pública como digna. La tarde de hoy. Escuchar, de labios de mis estudiantes: maestro, hay que quedarse, quedarse para cambiar las cosas un poco, por lo menos un poquito. Esos seis discos de jazz en los que me pierdo cuando sucede que me canso de ser hombre. Algunos capítulos de Fringe. Tremè, siempre Tremè: la música de esta serie, las historias de esta serie, los personajes de esta serie. Toda Tremè. Reírse de los demás. Por encima de los demás, reírse, cómo no, de uno mismo. No hay alegría mayor que la de reírse de uno mismo y no tomarse en serio. Los esfuerzos de Sorel por hacer más humana la pequeña parte del mundo en la que vive y los esfuerzos conjuntos por sacar a Lucy de nuestras cabezas, corazones y dedos. La ilusión con Manolo habla y defiende la Educación Pública, siempre, señores, en mayúsculas. Una editora ácrata en Alemania, que además habla español. El enamoramiento adolescente de un tutor persiguiendo elefantes, elefantes africanos, ebrio de vida como casi nunca lo había conocido. Un tutor que es y será, siempre, ejemplo vital de tantas y tantas cosas. La sencillez. La sencillez conseguida. Un vaso de agua. Laponia. La gente que comienza a despertar. La chica del pelo rojo viviendo en su propio mundo, creando sus propias raíces. El aceite de oliva. Despertarse con el sol de las mañanas. El calor que empieza a hacer acto de presencia en el sur. Las ganas de luchar. Las puestas de sol en este pueblo del sur de Sevilla. Personas, como Patricia, que uno se encuentra viviendo. Esta insaciable sed de aprender. Mis estudiantes, siempre mis estudiantes, de los que tanto aprendo. Atarfe. Charles Dickens, tan necesario en estos tiempos de esclavitud moderna. Tardes de jueves en el instituto. El sarcasmo exacerbado de Carne Cruda. Estos días azules y este sol de la infancia. La humanidad enamorada de una estudiante llamada Laura. La brevedad enamorada de una estudiante llamada Laura. Las respuestas que no están en los libros. Las respuestas que dicen que la respuesta es hacerse menos preguntarse. La insaciable curiosidad de preguntarse muchas cosas. Las contradicciones de todo ser humano. Nothing compares to you, en la voz de Sinéad O´Connor. La felicidad ingenua en los ojos no contaminados de mi sobrino. Pasear por las callejuelas del barrio de Santa Cruz sin rumbo fijo. Los carnavales. Cádiz. Perderme en alguna playa de esta ciudad hasta olvidarme de mí mismo. La irrenunciable necesidad de todos aquellos que hacen cuanto está en sus manos por intentar hacer sonreír a alguien. La bola de cristal. El hilarante humor de las primeras temporadas de Vaya semanita. El periodismo real de Salvados. El festival de jazz de mi ciudad en marzo. Esas lluvias que tanto, ahora mismo, necesita el sur. Stand by me, en la voz de Ben E. King. Wilson Pickett. Heidi en Nepal, transparente como siempre. La vida, absurda y sin sentido, porque sí.

martes, 21 de febrero de 2012

En blanco y negro V

Hola, ¿es el enemigo? ¡Que se ponga! ¿Ustedes podrían parar de pensar un momento? ¿Que si podrían para de pensar un momento? Le quería preguntar una cosa: ¿ustedes van a estar en la calle mañana? ¿A qué hora? ¿Entonces cuándo? ¿Mañana? Pero, ¿a qué hora? ¿Pero no tienen que hacer los deberes? ¿Y también los padres? Pero, ¿no tienen que ayudar a los hijos con sus deberes? Y ¿van a venir muchos? ¡Hala, qué bestias! No tenemos porras para tantos; bueno, nosotros las lanzamos al aire y ustedes se la reparten. Es que ayer estuvieron por aquí, algunos de ustedes, y no vean la que armaron: que si calefacción, que si una educación digna, que si quieren derechos. Ni que vivieran en Laponia. Y, ¿podrían parar la manifestación una hora o así? Es que, claro, el sargento, que ha llamado a más gente, y vienen de Barcelona, Sevilla, y Valladolid, y, claro, tendremos que esperarlos. Que están lejos, ¿eh? Y que ¿si podríais ir todos juntos y levantar los brazos? Es que, claro, luego la televisión tiene que sacaros y no hay forma de haceros parecer violentos, ni un poquito. Levantáis las manos y corréis de aquí para allá y, coño, cortáis alguna calle. Que sois el enemigo y así os tienen que ver. Que sois el enemigo y todo el mundo sabe que os están utilizando. Que esta tarde hemos visto a gente con libros, por dios, con libros. ¿Qué será lo próximo? ¿Pedir más profesores? ¿Un Estado del Bienestar? Las cosas no son gratis, eh, no son gratis. Coño, ni que pagarais impuestos.  Es que luego pasa lo que pasa: no podemos dar una imagen fuera que no es la de nuestro país. Es que nuestro presidente tiene razón: lo mejor para nuestra patria es que todos tiraran del carro. Y, coño, que sois el enemigo, como si no supierais que también, para tirar del carro, necesitamos asnos. 

lunes, 20 de febrero de 2012

En blanco y negro IV

Cautivo y desarmado el Ejército Rojo, ha alcanzado el ejército sus primeros objetivos, aunque no, no debemos bajar la guardia, ahora que nuevos enemigos pretenden fragmentar la indestructible unidad de nuestra sacrosanta patria. Hijos de los derrotados, parias absolutos de un mundo que no comprenden, herejes ellos, alejados de la luz divina que, cada mañana, guía nuestro paso hacia un camino victorioso, están ahora en las calles, y traen las más peligrosas de las armas: las ideas. Enemigos como son de nuestra sacrosanta patria, exigen el derecho a una educación digna, cuando ellos mismos carecen de la mínima educación, educados como han sido en una libertad pecaminosa y lasciva, absolutamente moldeables a pensamientos que afirmaban que todo el mundo es igual y todo las personas tienen los mismos derechos. En un mundo de colores, tal vez. Pero este mundo es un mundo en crisis, y sólo hay lugar para el blanco y negro. Y también, claro, los grises. Enemigos de la patria que desprestigian nuestra imagen de nación poderosa y defensora de patriotas que a su vez la defienden, enemigos de la patria que salen a la calle y proclaman a los cuatro vientos la esperanza de un mundo mejor. Un mundo mejor existió, no lo olviden, en nuestras calles y en nuestras manos está hacerles ver a estos jóvenes, ejemplos perfectos de enemigos que, si no somos capaces de impedirlo, devendrán en terroristas y combatientes de la peor calaña: antipatriotas. Enemigos que han coloreado por encima de sus posibilidades. Es hora de un patriotismo sin fisuras, toca, sí, hacer patriotismo. Volver al blanco y negro. Y a los grises.

jueves, 16 de febrero de 2012

El intransigente CIV

Para Jacobo
- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal todo?
- De visita.
- ¿De visita? ¿Y eso?
- Buffff, salí corriendo del país. Creí que lo sabías.

- No, no tenía ni idea. Joder, siempre se van los buenos. Y siempre encontráis aeropuerto del que largaros. Coño, podías haberte ido al de Castellón. Y así no habrías encontrado un puto avión que coger. Es bueno contar con gente como tú.
- Pero, bueno, ¿tan mal está todo?
- Hombre, mal, mal no del todo. Han quitado un poco de tele y todo esta gente.
- Anda, qué alegría. ¿Y esos programas?
- No sé, uno que echan en la dos, que se llama Redes. Me han dicho que era de pensar o algo así. Y han dejado Pueblo de Dios y Grada Cero
- Ahí, ahí, coño, castigando a la gente que piensa. Que eso es malo y además duele sino estás acostumbrado. 
- Hey, hey, que han hablado hasta bien del 15M. El PP ha hasta presumido del 15M.
- ¿Cómo? ¿Seguro que es mi país?
- Que sí, coño, que sí, que lo han defendido. Han pasado por el aro, vamos, por el aro de las olimpiadas de Madrid. Como el 15M vende y es de colores, pues a estar contentos con ellos.
- Anda, parecen hasta rojos.
- La verdad es que sí. Eso dicen ellos: el partido de los trabajadores. 
- Y tendrán razón, porque después de ver la puta reforma laboral no hay trabajador que no se acuerde de ellos. De los bancos. De la patronal. Y de un país que parece ahora mismo una novela de Galdós.
- ¿Por qué? ¿Por la brillantez estilística de algunos?
- Y un carajo. Porque esto parece un puñetero país de pandereta del siglo XIX. Y retrocediendo.

martes, 14 de febrero de 2012

Banderas de nuestros padres (y nuestros hijos)

A lo lejos, una bandada de gaviotas se acerca a una bandera. En nombre de sus colores, destroza pequeños trozos de su tela hasta dejarla inservible, invisible, inútil. Huele a playa derrotada, a arena seca pero hay rosas cuyo aroma impide saberlo con certeza. Rosas de espina afilada que hacen cada vez más difícil llevar a cabo ese camino no tomado. La playa y sus orillas. A lo lejos, una bandada de gaviotas lleva los trozos de  bandera a sus legítimos amos. Un grupo de personas, temerosas, acaso complacidas, contempla el espectáculo. Algunos, cansados, caen pero hay otros que no parecen darse cuenta, ensimismados como están con el vuelo acrobático de pájaros que buscan en sus bolsillos cualquier objeto que llevar a sus agradecidos amos. La multitud contempla el espectáculo entusiasmada. A lo lejos, muy a lo lejos ya, cuando en la playa no queda más que gente sin nada y arena, las gaviotas. Y no, no son gaviotas sino buitres. Quedan atrás tantos cadáveres descompuestos. 

lunes, 13 de febrero de 2012

Para todo lo demás IX

Para Manolo Lay
Fútbol en las noticias: media hora y subiendo.
Nuevo contrato laboral: crítica despiadada a guiñoles en Francia.
Somos el partido de los trabajadores: olvidamos decir que subiríamos impuestos, olvidamos decir que somos perros de mercado en negro. Y en blanco. Y en negro. Y en negro.
Investigar crímenes franquistas: uno más que cae en la cuneta.
Luchar en la calle defendiendo tus derechos: brutalidad policial.
Mentir en tu currículum: llegar a ser ministro.
Solución medioambiental: alicatar hasta las playas.
Elecciones en una monarquía bananera: PPPSOE.
Para todos los demás: inhibidores de frecuencia.

jueves, 9 de febrero de 2012

En blanco y negro III

Al fin de la batalla y vivo el ganador, vino hacia él un hombre y le dijo: "No te mueras, no aquí, espera a alguna cuneta". Pero el cadáver sigo, ay, muriendo, se le acercaron dos y repitiéronle. "¡Déjanos, ahora, ya! ¡La vida aquí no merece la pena!" Y el cadáver, sí, siguió muriendo. Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil clamando: ¡tanto dolor y no poder hacer nada contra esta vida! Y el cadáver, sí, siguió muriendo. Le rodearon millones de individuos con un ruego común: vete, vete y no vuelvas, hermano. Y el cadáver, sí, siguió muriendo. Entonces, todos los hombres de la tierra le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado y se dejó caer, a un lado de la cuneta. Derramó, por todos los hombres como él, en tierras como esta, lágrimas de dolor por una larga noche de piedra, por un país todavía en sombras que hoy se ha cobrado una nueva víctima. 

martes, 7 de febrero de 2012

En blanco y negro II


Era el peor de los tiempos, era, sí, el peor de los tiempos, la edad de la mediocridad, y también de la estupidez; la época de las creencias y de la credulidad; la era de las sombras y de las largas noches de piedra; el otoño de la esperanza. Poco poseíamos pero no poseíamos nada; caminábamos por la derecha, cara al sol, con la camisa puesta. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual como la actual era parecida a aquella época, que nuestras más discretas autoridades, insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, cualquier recorte superlativo era aceptable. 
En el trono de España había un rey de campechanía muy desarrollada y una reina de cara corriente y origen ajeno; en el trono de Francia, no, perdón, no había rey, ni había trono en Francia. Era el año de nuestro Señor, dos mil doce. En período tan favorecido como este, habían sido concedidas a España las revelaciones espirituales. Te diré, puede pensar alguno, con trece millones de euro cada mes para la iglesia, como que sí. Te diré, dirá algún hereje. Hereje. Hereje, rojo, y posiblemente defensor de Educación para la Ciudadanía. Hereje, rojo, defensor de Educación para la Ciudadanía y, posiblemente, mariquita. Recientemente el señor Palomares, Manolito, Manolito Palomares para los amigos, había cumplido el centésimo quincuagésimo aniversario de su aparición sublime en el mundo, que fue anunciada con la antelación debida por una bandada de golondrinas becquerianas que acabó, misteriosamente convertidas, en gaviotas que pronosticaban, decían los herejes, que se hacían preparativos para tragarse a Almería y Madrid. 
Incluso el fantasma de la Callejuela del Águila, que otros confundían con don Manolito Palomares había sido desterrado, después de rondar por el mundo por espacio de más de cuarenta años y de revelar sus mensajes a los mortales de la misma forma que los espíritus, unos, grandes y libres, del año anterior que acusaron una pobreza extraordinaria de originalidad al privatizar los suyos. Los únicos mensajes de orden terrenal que recibieron la corona y el pueblo españoles, procedían de un congreso de súbditos católicos que residían en pleno cielo, perdón, Vaticano, mensajes que, por raro que parezca, han resultado de mayor importancia para la raza humana que dos milenios de evolución.

sábado, 4 de febrero de 2012

El intransigente CIII

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal todo?
- Bufffff, con un frío de cojones. Vaya frío en el sur.

- En el sur, sí, y en toda Europa. Creo que es por una ola de frío siberiana. 
- ¿Qué ola de frío siberiana ni qué ocho cuartos? La ola de frío la ha causado el gobierno. Ya sabes lo que dicen los italianos: fa freddo, porco goberno. 
- Venga ya. Además, es piove, porco goberno.
- Que sí, que sí. Es frío siberiano, para que la gente no salga a la calle, a protestar. Les viene de puta madre, está claro.
- Sí, PPero qué frío, no te jode. 
- Es una pena que no te des cuenta. Como los alemanes, vamos a ser.
- ¿Cómo los alemanes? ¿Por qué?
- Coño, por el frío, porque está claro que por los sueldos no va a ser.
- Bueno, no sé yo...
- ¿Por qué lo dices tú ahora?
- Porque no vamos a tener sus sueldos, no, pero sí los vamos a tener congelados, así que tan lejos, tan tan lejos de Alemania no estamos. 

jueves, 2 de febrero de 2012

En blanco y negro I

Cautivo y desarmado el Ejército Rojo, ha alcanzado el gobierno sus primeros objetivos: la puesta en valor de valores típicamente nacionales, como el toreo, símbolo sacrosanto de la más pura hombría española; la prohibición de la píldora del día después en poco tiempo, por razones extremadamente obvias: este es un país de buenas costumbres, en que se ha de vivir, siempre, en el día antes; la eliminación de ese adoctrinamiento enfermizo que semejante ejército quería pasar por asignatura en los institutos llamada Educación para la Ciudadanía, cuando, es obvio, en esta tierra de cristianas costumbres no hay asignatura de influencia más luminosa, más positiva que la religión, cuna verdadera de grandes hombres, como todos aquellos que juraron sobre la Biblia, hombres de buena fe que gobernarán con mano de hierro y guante de seda esta sacrosanta Patria; los recortes en educación y ciencia para financiación más adecuada del verdadero órgano de educación de este maravilloso país, la Iglesia, por razones más obvias todavía: para qué invertir en ciencia cuando tenemos a dios de nuestros lado. Viva Honduras. Y amén. 

miércoles, 1 de febrero de 2012

Tan poca calma

Para la chica del pelo rojo

El amor distrae, el amor confunde, la luz, la luz no existe, no hay ya luz, no queda en las ventanas, amor, un lápiz de color que dibuje una sombra sin grises en las paredes, no hay una sola luz ya en sombras, ya de noche, noche, noche en tus dedos, ya sin sol. Vuelve, vuelve, tan solo un rato, vuelve tan solo un poco a tu locura,  a la locura de saber que estás sola en cama y no hay unos pies en tus pies que sepan desnudar tus rodillas, un poco de frío en las ventanas y tan poca calma en las pupilas. Descansa, descansa un poco en todas mis orillas, arranca agua de todas mis entrañas, hasta naufragar, naufragar hasta ser uno en la locura. Cabello corto, escarcha de arena, todo un desierto, todo un desierto tu cuerpo en el que ahogarse hasta no saberse nadie, porque nadie se sabe a tu lado, no se conoce, solo es un espejo, un espejo sin imágenes y tú en todas los cristales, tú, amor, a altas horas de la noche y todas las lunas de esta madrugada se levantan en todas tus pestañas. Ahora, a estas horas, tus ojos, sí, tus ojos devoran la ciudad, el mundo, los folios, la perspectiva, la periferia, ahora, ahora que no hay lugares en que estar sentado, en ti, en tus arenas. Deja, deja que me ahogue, déjame naufragar, un poco más, naufragar en ti, adentrarme, y ser otra vez nadie, nadie en tus espejos, y no saberme, no sabernos en tus curvas, olvidar, olvidar cuanto alguna vez fuimos y solo curvas, ahora, adentrado en ti, en nosotros, arena de mar tan lejos ya, tú, a estas horas, a estas noches, en estas nubes, de brillos inacabados, de dolor y hambre, de tierra seca, tos y garganta sin voz, tú, a estas horas y ya sin nadie en tus pechos, solas tus manos ya sin pinceles, sonriendo ya tus pechos en todas las postales, sin prisa el mundo en todos tus caminos.