jueves, 16 de agosto de 2012

El intransigente XCIII

- Hey, cuánto tiempo.
- Hey, pero tiempo. Yo creía que te habías ido hasta de vacaciones.
- Y yo. Y yo. Pero no ha podido ser. Al final he hecho lo que decía el ministro Soria y estoy pasando las vacaciones en mi país, como todo patriota que se precie. 
- Anda, pues sí que no me lo esperaba, sí. Y, ¿dónde las estás pasando?
- ¿Dónde va a ser? En mi casa, que no tengo un solo euro.
- Vamos, pobre como un desgraciado.
- Eh, eh, que en España no hay pobres, solo ricos con alto déficit de flujo monetario. Mira si tengo tiempo ahora para todo que a veces hasta escucho las noticias.
- Anda, entonces estarás al tanto de todo lo que pasa por aquí.
- Sí que estoy, sí.
- ¿Y?
- Buff, ¿seguro que quieres que te conteste? ¿seguro?
- Pues claro. 
- Bueno, la verdad es que no hay día en que no me descojone. Todo lo que sea reírse es bueno siempre.
- Sí, ¿Y eso?
- Como si solo hubiera una cosa: imagina, una defensora del pueblo que es marquesa. Marquesa y defensora del pueblo. Casi na. 
- Hey, a lo mejor es la marquesa del pueblo. Recuerda que en este país hay hasta una princesa del pueblo.
- La verdades que sí, y ahora, claro, por fin, entiendo porque han multado a una persona que  llevaba una bandera de la república. 
- Hombre, es que mezclar política y deportes está muy feo, la verdad.
- Verdad, verdad, por eso Rajoy no se ha hecho nunca una foto con la selección de fútbol, o con los deportistas olímpicos, ¿a qué no?
- Rajoy, el hombre que todavía no se ha encontrado a sí mismo. Ni a su país.
- Ni lo ha encontrado él, ni lo han encontrado sus acólitos.
- Hey, hey, no seamos tan pesimistas, que Cospedal ha dicho que este gobierno no va a dejar a nadie en la cuneta.
- ¿Cómooooo?
- Lo que acabas de escuchar. Ha dicho, sí, que su gobierno no va a dejar a nadie en la cuneta.
- Coño, ahora comprendo lo de la bandera republicana. 
- ¿Y?
- Pues está claro. Han multado por lo de la bandera republicana y después se han sentido culpables, así que han dicho: hey, hey, no vamos a dejar a nadie en la cuneta que esa es herencia de nuestro tito Paco y, claro, queremos que se note poco.

jueves, 2 de agosto de 2012

El intransigente CXIV

- Hey, cuánto tiem...
- No lo digas, ni se te ocurra decirlo. Pero si parecemos una pareja. Hablamos casi todos los días.
- Cuánto tiempo, iba a decir, pero nada nada...
- Y, ¿qué tal todo?
- Joder, que me lo preguntaste ayer. Igual: tampoco han pasado muchas cosas, ¿no?
- No creas, no. Han pasado algunas. 
- Ah, sí. Y ¿ha pasado...? ¿Qué ha pasado en estas horas?
- El rey, que se ha caído.
- ¿El rey? ¿Ha caído? ¿Por fin? ¿Ya somos un país de verdad? ¿Una república?
- No, coño, no. El rey se ha caído. SE ha caído. Si vieras la de fotomontajes que han hecho.
- Buaf, para reírse muy bien, pero pensar que no somos ni una triste república bananera, sino una monarquía. Qué triste, de verdad. 
- Y, además, se ha caído esa bandera de Colón de no sé cuántos metros. 
- Huy huy huy. El rey, luego la bandera. Eso son señales, está claro.
- Sí, lo que no sé es si han detenido al viento por ultraje a la bandera, no lo sé.
- Dales tiempo, amigo, dales tiempo. De todas formas, hay más señales: Rajoy ha hablado.
- ¿Cómo? ¿Ha hablado? ¿Ha dicho algo? ¿Algo inteligente y digno de escuchar?
- Tampoco te pases, eh, tampoco te pases. Ha dicho que están de acuerdo con lo que ha hecho el BCE, que son conscientes de que le están pidiendo grandes esfuerzos a los ciudadanos, etc. 
- Bufffffff, y todo ese sufrimiento ¿nos llevará a algún lugar?
- Según el gobierno y acólitos está claro que sí. 
- ¿Y ese lugar es...? 
- Está claro. Esta España va a estar, como el rey y la bandera: por los suelos, vamos.