miércoles, 28 de noviembre de 2012

El intransigente VII

- Hey cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo sí...
- Y qué tal todo.
- Recordando a Machado. Qué lamentable...
- ¿Lamentable? ¿Por?

- Imagina. Para mí es el ejemplo paradigmático de aquellas personas que quisieron algo mejor para este país, más allá de un país de charanga y pandereta. Y mira...
- ¿Mira?
- Mira dónde acabó. Exiliado, completamente pobre, como tantos otros entonces. Si viera ahora este país, sería tristísimo, realmente triste.
- Y otros se quedaron. El corazón de la patria, se llamaban.
- Sí, el corazón putrefacto de un país que sigue siendo el mismo. Los mejores se exiliaron o fueron asesinados y quedaron los amantes de la nada, los amantes de una patria que no ofrecía nada excepto una bandera.
- Hey, por lo menos ahora no nos asesinan. Algo hemos mejorado.
- Sí, ahora no nos asesinan. Ahora nos matan de hambre. Y, como entonces, los mejores van a irse.
- Normal, con tanto recorte y unos sueldos de mierda, quién quiere quedarse.
- La gente que no quiere volver al medievo no tiene visión de futuro. Como si no lo supiéramos. 
- España. De charanga y pandereta. 
- España. La historia de Machado...

jueves, 22 de noviembre de 2012

Hasta doler

Contemplé tu risa fría en todos los calendarios, dormidos como estaban tus dedos en mis cajones. Busca restos de ti, tu rastro, huellas del daño que la historia de dos manos que se conocieron en una escalera dejaron en las baldosas. Está el suelo gélido sin tus ropas, buscando, a cada instante los tobillos con que te dormías en sus esquinas. Gélido el suelo, gélidas las ventanas, a veces, las farolas aúllan tu nombre. Estar y no saberte cerca, estar y perderte en los tejados, lejanas ya las alas con las que dices hola al mundo cada mañana. Duele el corazón, duele, de estar vivo. Literalmente. Duele ocupar una cama y no encontrar más cuerpo en tu cuerpo que unas sábanas sin calor. Duele el corazón, duele. De estar vivo. Literalmente. Y hay techos, techos con luna, como el que miro en estos momentos, que me hacen saber de ti y no dudar, despertar mi pecho en tu pecho y saberme ahora en tus pupilas, mirar techos con luna y saber que hay nubes con cielo que nacen que nacen de tus muslos y alcanzan las más altas cornisas. Amor de ciudad, noche de estrellas con luz que a veces duele. Hace daño saberte aquí, a mi lado, y no tocar con mis brazos tu boca, saber de ti a todo instante y no dormir en tus paredes. Y todo. Todo duele. Duelen las lámparas en las que no habita tu sombra, duele el mar en que ya no viven tus caderas, húmeda como es esta tarde de sol ya sin charcos, ya sin tus zapatos. Descalza, y viva, nada como saber de gente que está viva y camina para no morir en todas las orillas. Hace daño, hace daño estar vivo, y saberte aquí. Duele, duele estar vivo, literalmente, duele hasta quererte porque te quiero hasta doler y duele quererte. Me cala quererte hasta los huesos porque te quiero hasta doler. Tan tan tan viva a cada instante en en cada gesto, tan desnuda en mis venas, derramada ya toda la sangre sobre tantos bordillos. Para dar un paso y luego otro hasta estar a tu lado y no perderte. Ahora que duele, duele el corazón de estar vivo a cada noche. Estás. Y te quiero hasta doler.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El intransigente VI

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal todo?
- Bien, bien. Hoy me siento feliz.
- ¿Cómo? ¿Feliz? ¿Tú? ¿En este país?
- Pues sí. El Tribunal Constitucional ha avalado el matrimonio homosexual.

- Sí, es una gran noticia. A veces, parecemos un país de gente inteligente. A veces. Por cierto, dice el ministro de Justicia que acata la sentencia.
- Un momento, un momento, ¿me estás diciendo que el ministro de Justicia acata... una decisión de la Justicia?
- Sí, parece increíble, ¿a qué sí?
- Lo malo es que han tardado siete años en avalar el matrimonio. Siete años...
- Bueno, mira Rajoy, que ha tardado muchos más en llegar a ser presidente. Aunque ahora que lo pienso, este no es el mejor de los ejemplos. 
- Sí, es como mezclar peras con manzanas.
- Sí, más o menos. Pero, bueno, ya ha salido la caverna mediática a decir que será matrimonio pero no es matrimonio; ya ha salido Rouco Varela a decir que desde hoy la familia ha quebrado.
- Pero, bueno, qué sabe él de la familia, ¿está casado o algo así? En fin, lo que yo te diga, como mezclar peras y manzanas.
- Si vieras ahora a los del PP: sí que parecen manzanas, sí, huyendo de las peras, de las manifestaciones en las calles; de las declaraciones contra el matrimonio homosexual. 
- Buff, parecen los grandes defensores del matrimonio gay. 
- Bueno, del matrimonio gay, de la constitución, de los derechos civiles, de los trabajadores.
- Joder, no sé por qué no voté por ellos.
- Ni yo ni yo.
- Lo creas o no, será que estoy vivo, pero yo creo que es final de un régimen que se está muriendo.
- Sí, sí, se estará muriendo, pero, coño, nos está matando en el camino.
- Lo peor no es eso, que no esté matando, sino que no nos van a permitir ni entrar en los hospitales mientras nos asesinan.