domingo, 27 de enero de 2013

El intransigente XI

Para Sorel, profesor como tantos otros
- Hey cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal todo?
- Pues nada, profe, hoy me he acordado de ti.
- Sí, ¿y eso?

- Nada, que he visto que hoy os ha dedicado el PP unas palabras: Declaración del PP con motivo del día del Docente. 
- Coño. ¿A qué se debe tanto cariño? Aunque miedo me da, porque desde que dijeron que la Educación es fundamental han  eliminado hasta las becas Séneca.
- Normal, ¿no? Ellos dirán: buff, Séneca, uno que piensa. Este hay que quitarlo del medio.
- Lo raro, ahora que lo pienso, ahora que lo dices, es que lo han publicado un domingo. 
- Sí que es raro, sí. Pero no sé, habrán salido de la misa apostólica y se habrán sentido culpables...
- Buffff, a ver si es que están pensando, además de darnos más horas, darnos también más días. 
- Claro, ellos dirán: dios no trabaja los domingos, ni las personas de bien, pero con tanto rojo como hay entre los profesores, a trabajar, a trabajar todos los días. 
- Escucha, escucha lo que dicen: Somos plenamente conscientes de los enormes sacrificios que han asumido. Sólo gracias a su entrega y dedicación nuestro sistema educativo todavía conserva aquellos pilares sobre los que fundamentar la educación del futuro. LES DEBEMOS MUCHO.
- Claro, ahora lo entiendo. Enormes sacrificios. Serán hipócritas. Joder, allanando ya el camino a la LOMCE. Sacrificio, obediencia, caridad, esfuerzo, paciencia, sufrimiento. Pensar lo que es pensar no, pero la LOMCE de los cojones nos devuelve al buen católico. 
-  ¿Al buen católico? ¿A qué buen católico?
- ¿A cuál va a ser, coño, a cuál va a ser?
- A ese que no ha pensado en su puta vida, pero cree que la solución a todo está en dios.
- Pues sí...
- Bueno, en dios o en la Virgen del Rocío...