lunes, 4 de febrero de 2013

De una tarde a otra

Para Laura González
- Buenas, profe.
- Hey, qué tal, pequeñita.
- Nada, solo buenas, profe.
- Ainsss, no empecemos anda.
- Nada, decirte que he sacado una matrícula en las prácticas.
- Cómo se nota que te di clases, eh.
- Jajajaja. No.
- Hey, no te me crezcas, eh, jajajaja.
- ¿Todo bien, profe?
- Todo bien, tengo hasta alguna alumna que me recuerda a ti: tan discreta, anónima y brillante como tú. es curioso que la gente que debería ser de ejemplo a los demás es la que más discreta suele ser.
- ¿Todo bien, profe?

- Todo bien, salvo alguna cosa, pequeñita. El pulmón me duele de cuando en cuando. Las cosas de volver a respirar, ser joven otra vez y no darme cuenta jajajaja. 
- Salvo alguna cosa. Viva España, profe.
- ¿Lo dices por...?
- Bufff, profe, lo digo por todo, salvo alguna cosa. Los papeles de Bárcenas, un presidente que parece una pantalla de plasma, una Educación penosa. Todo, lo digo por todo, salvo alguna cosa.
- La verdad es que visto así, es deprimente. Por eso insisto siempre en que no hay cosa más importante que enseñar y aprender a pensar. No conocer un CD, mira, tampoco es tan grave, no saber de Lengua tampoco es tan importante, salvo alguna cosa. 
- Profe, con los papeles de Bárcenas, hasta tú puedes conseguir ser anónimo...
- Jjajaja. Si tú lo dices. Pero te sigo recordando que a mí me conoce muy poca gente.
- Si tú lo dices... Profe, ando feliz, hasta salgo en fotos del tuenti sonriendo y enamorada.
- Mira, que estés enamorada y feliz y Sami te cuide muy bien, genial. Pero que todavía, a tu edad, pongas fotos en el tuenti. Cómo se nota que te di clases... y no me escuchabas. 
- Profe, el amor hay que enseñarlo. Hay que mostrarlo, siempre. Así, el karma nos devuelve lo que es nuestro. Hay niñas que decían que yo iba a suspender y mira, le han quedado todas. ¿Ves, profe? Si no hubiera visto las fotos, no habría podido ella quejarse y yo no sabría que las había suspendido todas. 
- Y ¿qué más da lo que digan otros? Eres feliz. No lo desperdicies.
- Eh eh, que no soy yo. Es el karma, jajajaja.
- Si tú lo dices. El amor, eh...
- ¿Todo bien? ¿También Italia?
 - ¿Italia?
- Sí, profe. Italia, el amor, las ganas de no volver a España cuando te vas. Sicilia, ese tipo de cosas, profe.
- Todo bien, pequeñita, todo bien, salvo alguna cosa.
- Viva España, profe, viva España. 
- Solo espero, pequeñita, que sepáis pensar y seáis una sociedad mejor que la nuestra. Porque, se diga lo que se diga, nosotros somos una sociedad fracasada. 
- No sé yo, eh, no sé yo, que la mitad de las chicas de mi residencia votó PP y menos mal que no conoces algunas estudiantes de mi facultad. Se te quitaría la ilusión.
- Vamos, que entonces Antonio Machado y yo podemos seguir esperando otra España. 
- Otra España, otra sociedad, otro mundo, profe. Al menos la vida, sí, vale la pena. La vida y algunas personas. 
- La vida y algunas personas, sí, con las que he yo estado por ejemplo este fin de semana. De cena en viernes y teatro en bar en sábado. 
- ¿Ves, profe? Al final, a lo mejor, no tenemos que esperar tanto. 
- Sí, al final Luces de Bohemia tenía razón en casi todo.
- Pues sí, profe, pues sí, y todo es un esperpento, salvo alguna cosa. Y ese salvo nos hace estar vivos. 

1 comentario:

Sorel dijo...

Me encanta este post. Te lo voy a plagiar para mi blog, salvo alguna cosa...