martes, 26 de noviembre de 2013

Brevemente

Para Laura González 

Es de noche y hace frío: duelen las sábanas, la vida ahoga. Cuesta respirar, habitar estrellas cuando las baldosas del suelo son frío y no apetece caminar. Es, otra vez, estar viviendo, pensar que, tal vez, se aprenda a pesar de libros, profesores, maestros, se aprende contra libros, profesores, maestros. Estar viviendo, claro, y descansar en ocasiones, saber que hay puertas que no deben estar cerradas nunca por si alguien entra, por si una pizca de felicidad está al otro lado, en una escena de película, en un minuto de manos que se hacen y deshacen. Saber y, claro, no saber, dudar para seguir caminando porque dudar es el camino. Querer, desear ser un experto algo y no, no conseguirlo, tanto tanto tiempo para no ser más que aficionados. La vida, brevemente breve, nunca dio para más.